CORALES EN EL ACUARIO: COMO VIVEN

Publicamos artículo de J. Charles Delbeek, sobre la sistemática y mantenimiento de corales de arrecife en el acuario.
Corales en el acuario: Cómo viven.
Por J. Charles Delbeek, M.Sc

 Uno de los principales componentes de la mayoría de los acuarios actuales son los corales vivos. Desafortunadamente, para el aficionado medio, la disponibilidad de estos animales no se corresponde con la información concerniente a su biología y cuidados. Con demasiada frecuencia, los aficionados saben más sobre los fabricantes de los componentes de su acuario que de la biología básica o la adecuada identificación de los animales a los que con tanto empeño se esfuerzan en cuidar. Sin esta información, resulta imposible ofrecer las condiciones óptimas que les permitan crecer y reproducirse.

SISTEMATICA:

Todos los corales pertenecen al grupo phylum Cnidaria. Los Cnidaria son organismos simples con tentáculos que posee una única cavidad corporal, la digestiva, con una sola apertura que cumple las funciones de boca y ano. Su cuerpo consta de dos capas, la epidermis exterior y la endodermis interior (gastrodermis). Entre ambas capas, hay una matriz de una consistencia similar a la gelatina denominada mesodermis. Los Cnidaria también se caracterizan por la presencia de células urticantes, nematocistos. Muchos Cnidaria poseen células de algas simbióticas (en realidad, dinoflagellates, que son un tipo de protozoos) llamadas zooxanthellae, en sus tejidos, las cuales ofrecen alimento al animal por medio de acciones fotosintéticas (ver Delbeek, 1990; Delbeek y Sprung, 1994).

Hay tres clases en las que se pueden clasificar los Cnidaria:

Scyphozoa:

Los Scyphozoa son las llamadas medusas y normalmente no se dan en acuarios. La única excepción que puede encontrarse a la venta es la medusa caribeña (Casiopea sp.). Esta especie se encuentra normalmente en los fondos arenosos, acostada en aguas poco profundas, exponiendo sus tentáculos a la luz solar. Se nutren de pequeñas presas que puedan caer en sus tentáculos pedo todas tienen zooxanthellae y pueden vivir perfectamente en acuarios sin alimentación adicional. Sin embargo, pueden expulsar nematocistos al agua –he sentido como si cientos de agujas se clavasen en mi piel cuando he nadado en zonas llenas de estas medusas en los Cayos de Florida-. Estos animales no están recomendados para el acuario de arrecife, dado que no son animales que vivan en los arrecifes y pueden dañar a otros animales con sus aguijones. Sin embargo, resultan ser una opción interesante para mostrar en acuarios públicos, especialmente como parte de una mangle o una exhibición de una pradera de algas.

Hydrozoa:

Los Hydrozoa son organismos coloniales generalmente conocidos como hidroides. El pólipo tiene una cavidad gástrica que no contiene septas específicamente (tejidos que dividen la cavidad en varias cámaras), faringe ni tentáculos internos. Estos animales tienen normalmente dos partes en su ciclo vital: pasan parte de su vida adheridos al sustrato, frecuentemente en colonias de pólipos, y la otra, en forma similar a las medusas, nadando libremente –fase reproductiva-. Algunos sólo tienen una fase medusoide como “el barco de guerra portugués” (Physalia sp.). Los hidrozoos también poseen una variedad de pólipos dentro de una misma colonia, algunos como defensa, algunos como alimento y otros para reproducirse. Unos pocos hidrozoos poseen zoosanathellae, como por ejemplo el Aglaophenia cuperssina (Alderslade y otros, 1984).
Dentro de esta clase hay dos órdenes comúnmente denominados corales debido a su formación de esqueletos calcáreos. Los corales de fuego (Millepora spp.)pertenecen al orden Milleporina, mientras que los hidrocorales pertenecen al orden Stylasterina. Los corales de fuego, como su nombre implica, pueden producir un fuerte escozor que puede notarse fácilmente en la piel humana. Normalmente de color mostaza-marrón, crecen en áreas de arrecifes poco profundas y pueden formar estructuras parecidas a cortezas, ramas o placas. Tienen dos tipos de pequeños pólipos similares a pelos cubriendo su superficie y poseen zooxanthellae en sus tejidos corporales. Los pelos más largos, llamados dactilozooides, no tienen boca y poseen numerosas ramificaciones laterales llenas de nematocistos. Los gastrozooides más pequeños tienen una pequeña boca y tienen numerosos nudos llenos de nematocistos (Hyman, 1940). La fase de medusa es empleada únicamente para dispersas huevos y esperma en las columnas de agua (Hyman, 1940). Los hirocorales tienen una variedad de colores que van desde el violeta hasta el rosa, y tienden a crear patrones en rama; también están cubiertos de numerosos pólipos parecidos a pelos.
Los aficionados en ocasiones encuentran el coral de fuego por casualidad en rocas vivas, dado que rara vez se importa como espécimen de colección. Es un infortunio, porque son extremadamente resistentes y podrían crecer rápidamente bajo las condiciones adecuadas de fuerte movimiento de agua e iluminación. No se requiere alimentar a estos animales, pero si quieren hacerlos, usen alimentos de muy buena calidad, como rotíferos y alimentos líquidos para corales, dirigidos directamente sobre la colonia, no simplemente dispersos en el agua. También se pueden propagar fácilmente partiendo pequeños trocitos. Debido a su crecimiento en rama de algunas de estas especies, pueden crecer bien sobre cristal, roca viva y otros corales, así que pueden llegar a ser un tanto problemáticos. Hasta donde llega mi conocimiento sobre Stylasterina, sólo han sido importados como esqueletos secos, así que desconozco cómo se pueden dar en acuarios de arrecife. De todas maneras, dado que no son fotosintéticos, necesitarían ser alimentados con alimentos que tengan plancton de calidad tal y como mencionamos anteriormente.

Anthozoa:

La tercera clase, Anthozoa, o “animales planta”, contiene todos los animales que denominamos normalmente corales así como anémonas y plumas de mar. Nunca forman medusas y los pólipos de los Anthozoa son mucho más complejos que los de los Hydrozoa, dado que tienen varios septas internos y una faringe. Los Anthozoa son la clase de Cnidarios más amplia, con más de 6.000 especies descritas hasta la fecha. Los Anthozoa pueden se divididos en dos subclases: Octocorallia (Alcyonaria) y Hexacorallia (Zoantharia), en función de la estructura de sus pólipos.

-Octocorallia:

Los octocorales contienen todos los corales que normalmente denominamos corales blancos y se llaman octocorales porque siempre tienen ocho tentáculos en cada pólipo y estos se dividen internamente en ocho septas. Cada tentáculo tiene numerosas ramitas laterales llamadas pínculas, que le dan una apariencia plumosa. Los pólipos se extienden por el tejido y todos están conectados por un sistema de tubos. Por ejemplo, si uno corta un coral por la mitad, aparece el brote de una planta, con numerosos tubos visibles en su interior. El grueso y gelatinoso tejido de un coral blanco se halla impregnado de partículas calcáreas conocidas como espículas. En algunos octocorales las espículas están distribuidas de manera dispersa a los largo del tejido, mientras que en otros están concentradas densamente. Las espículas pueden estar separadas o unidas conformando un robusto esqueleto. Los octocorales están divididos en seis órdenes: Alcyonacea, Coenothecalia, Gogonacea, Pennatulacea, Stolonifera y Telestacea.

Los Alcyonea contienen todos los géneros que los aficionados conocen como corales blancos, tales como Cladiella, Lobophytum, Sarcophyton, Sinularia, Anthelia, Xenia, Capnella, Dendronephthya, Lemnalia, litophyton y Nephthea. Todos estos géneos, salvo el Dendronephtya, tienen zoosanthellae. Los Acyonacea forman colonias carnosas que tienden a ser irregulares en su forma con varios lóbulos o proyecciones parecidas a dedos. Algunos parecen grandes setas (Sarophyton, Lobophytum), mientras que otros se parecen más a árboles (Dendronephtya, Litophyton). Anathelia y Xenia son dos géneos que normalmente pueden ser confundidos el uno con el otro. Los Anthelia suelen tener pólipos más largos y estilizados que los Xenia, y crecen desde un fondo carnoso, con corteza, mientras que los Xenia normalmente tiene un tallo con pólipos saliendo de su parte superior.

Los Coenothecalia contiene sólo una especie, Heliopora coeruela, un coral azul del Indo-Pacífico. Esta especie crece en grandes grupos de color gris verdoso y tienen numerosos y delicados pólipos a los largo de su superficie. Las colonias están muy calcificadas y se parecen a las Millepora. Cuando se mueren o se rompen, uno puede ver el esqueleto de color azul, por causa de la infiltración de sales ricas en hierro (Hyman, 1940). Estos corales fotosintéticos se encuentran raramente disponibles, pero se crían bien en acuario, incluso llegando a desarrollarse sobre tubos y cristales del acuario.

Los Gorgonacea contienen numerosos corales similares a árboles, como los látigos de mar, abanicos de mar y plumas de mar, algunos de los cuales son fotosintéticos.
Generalmente, si tienen pólipos de color marrón o marrón claro, contienen zooxanthellae. Los Gorgonacea tienen un esqueleto interno axial fuerte y flexible, hecho de un material de aspecto parecido a un cuerno, llamado Gorgona. Este esqueleto, en forma de vara, ofrece mayor flexibilidad y apoyo. El esqueleto se encuentra rodeado de una capa de tejido donde suelen integrarse los pólipos. Este tejido también contiene numerosos túmulos y espículas calcáreas. Aunque hay algunas especies con corteza y de una sola rama, la mayoría parecen árboles con muchas ramas. Los hermosos corales rojos y rosas de las agua profundas del Mediterráneo, Japón y Hawai son Gorgonacea, pero no tienen Gorgona y en su lugar tienen espículas calcáreas, las cuales conforman inmaterial altamente en orfebrería. Los Gorgonacea fotosintéticos del Caribe también han acaparado atención dentro de la comunidad médica, debido a ser fuente natural de varios compuestos químicos antiinflamatorios, como prostaglandinas (ver Faulkner, 1992).

Los Pennatulacea contiene las plumas del mar y pensamiento del mar (suborden Subselliflorae). Estos corales de gran tamaño, carnosos y blandos se encuentran en fondos marinos con sustratos blandos, en proyecciones carnosas llamadas pedúnculos, sobre los cuales hay una porción expandida de los pólipos primarios, los rachis. Las plumas y pensamientos del mar se componen de un único pólipo axial (rachis) desde el cual salen numerosos pólipos secundarios de menor tamaño. Aunque en ocasiones están disponibles comercialmente, a menos que tengamos disponible un sustrato blanco no deberíamos comprarlos. Estos animales no son fotosintéticos y deben ser alimentados con alimentos de buena calidad ricos en plancton, regularmente.

Los Stolonifera son octocorales cuyos pólipos salen de una base que puede consistir en varias estructuras planas similares a raíces denominadas estolones o bien en una red encostrada. Los pólipos en su mayoría tienen dos secciones. La parte más delgada y blanda que tiene los tentáculos y la boca se llama anthocodia y esta parte puede retraerse a la parte inferior, rígida, llamada anthostela. Los pólipos estrella (Cornularia spp. Y Clavularia spp.) exhiben claramente esta estructura estando retraídos. En los Tubipora (coral tubo de órgnano rojo), las espículas son tan densas que se funden para formar un esqueleto calcáreo. Todos los Stolonifera que hay en acuarios son fotosintéticos y se dan muy bien teniendo las condiciones adecuadas, sin necesidad de alimentación adicional. Nunca he observado cómo se alimentan estos corales, y es posible que absorban nutrientes directamente del agua o se nutran de bacterias atrapadas en sus líquidos corporales.

El último orden, el de los Telestacea, también crecen desde estolones, pero sus pólipos se yerguen y de estos salen pólipos laterales más pequeños, dando a la colonia un aspecto arbóreo. Las espículas se unen por medio de secreciones calcáreas formando un esqueleto (Hyman, 1940). Aunque rara vez se importan debido a su fragilidad, de acuerdo con Wilkens y Birkholz (1986), estos corales se dan bien si se respetan determinadas condiciones y algunas especies pueden ser fotosintéticas, mientras otras necesitan ser alimentadas con plancton.

-Hexacorallia:

En contraste con los Octocorallia, los Hexacorallia exhiben una gran variedad de anatomías, lo cual complica su descripción en términos generales. Al contrario que los octocorales, los hexacorales normalmente tienen tentáculos y pólipos septos internos en múltiplos de seis, aunque existen excepciones, pero nunca tienen ocho. El disco oral tiene una boca prominente que puede estar situada en una protuberancia, o tener un margen que sobresale (Hyman, 1940). Los tentáculos de los pólipos no tienen pínulas, como en los octocorales.
Actualmente, haya seis órdenes reconocidos de hexacorales: Actiniaria, Antipatharia, Ceriantharia, Corallimorpharia, Scleractinia y Zoanthidae.

El orden Actinaria contiene todos los organismos que llamamos anémonas de mar. Las anémonas de mar son muy diversas en cuanto a su apariencia, y su tamaño va desde varios centímetros hasta medio metro de diámetro en el caso de Strichodatyla gigantea. La parte de debajo de las anémonas está formada por un disco basal, con el que se fija al sustrato. La otra parte contiene la boca y está situada en el medio de un amplio disco oral rodeado por tentáculos de longitud y forma variable, dependiendo de la especie. Muchas especies de anémonas tropicales contienen zooxanthellae, pero no así en la mayoría de las especies de mares templados. Las anémonas se pueden beneficiar de una alimentación ocasional basada en pequeños trozos de comida –como gambas-, pero se pueden dar bien siempre y cuando reciban la luz necesaria.

Los Antipatharia contienen los organismos que popularmente se conocen como corales negros o corales espinosos, que normalmente se encuentran en profundidades superiores a 20 metros. Estos corales arbóreos poseen un fino esqueleto axial con pequeñas espinas hechas de un material similar a la Gorgona, de la cual se hacen piezas de joyería. Hay un fino tejido venoso del cual surgen pólipos. Estos corales, en base a la información de la que dispongo, nunca se han dado en acuarios y no son fotosintéticos.

Los Ceriantharia son antozoos no fotosintéticos similares a las anémonas que tienen un cuerpo cilíndrico, alargado y musculoso con un pie carnoso que se extiende profundamente en la arena, de manera que la boca y los tentáculos surgen hacia fuera. Estos suelen se extremadamente finos y alargados, y algunos especimenes de Cerianthus del Mediterráneo y del Mar del Norte han sido muy populares en acuarios europeos de agua templada durante muchos años. Las especies más grandes y coloridas se ven a la venta con frecuencia en las tiendas de animales de Norteamérica. Estas se dan mejor cuando tienen un sustrato grueso y son más vistosas en acuarios de especies antes que en mixtos. Dado que estas anémonas no son fotosintéticas, necesitan alimentación semanal cuya base debe ser trozos de gambas alimentos marinos congelados.

Los Corallimorpharia contienen las populares anémonas seta, las cuales no son anémonas en realidad; también conocidas como “falsos corales”, se parecen a corales duros, pero carecen de esqueleto. Los pólipos pueden darse como individuos solitarios en estas colonias. Los tentáculos se ven reducidos a nudos o pequeñas protuberancias ramificadas, dispuestas alrededor de una o más bocas. Varios géneros, como Actinodiscus, Aplesidiscus, Discosoma, Rhodactis y Ricordea se incluyen en este orden pero estos géneros se encuentran actualmente bajo revisión y seguramente varíen en los próximos años. Estos antozoos también contienen zoosanthellae y pueden crecer y reproducirse en acuarios sin alimentación adicional. Algunas de las especies de mayor tamaño, como Amplexidiscus, pueden comer ocasionalmente trocitos de gambas y son perfectamente capaces de atrapar y comer peces pequeños.

Los Scleractina representan los corales duros. Los corales duros son básicamente anémonas que están rodeadas por un esqueleto calcáreo. Los pólipos pueden ser solitarios o bien existir en colonias unidos por un tejido común denominado coenenchyme. Debido a la naturaleza colonial de muchos corales duros, pueden formar enormes estructuras que pueden originar arrecifes coralinos enteros. La mayor parte de estos corales duros poseen zoosanthellae y derivan muchos de sus necesidades alimenticias de los productos metabólicos que ellos mismos generan. Algunos de los géneros de mayor tamaño con pólipos, como Plerogyra, Euphyllia, Catalaphyllia, Polyphyllia, Trachyphullia y Cynarina se beneficiarían de alimentación adicional (una vez por semana) de trozos de gamba, pero esto no es un requisito para tener estos corales.

Los Zoanthidae son un pequeño grupo de antozoos solitarios –aunque en ocasiones forman colonias- que carecen de esqueleto. Son muy diferentes de cualquier otro antozoo internamente, ya que tienen un gran número de septas, parejos o no (Hyman, 1940). Pueden darse pólipos zooántidos como individuos en grandes grupos o bien darse unidos por un grueso estolón, un fino coenenchyme o uno extremadamente grueso desde el cual se hacen visibles tanto las bocas como los tentáculos, como por ejemplo Palythoa caribaeorum. El género más comúnmente ofrecido a la venta son los miembros fotosintéticos de Palythoa, Parazoanthus y Zoanthus.

EL MANTENIMIENTO DE LOS CORALES:

Los aficionados se han esforzado por conseguir enormes avances durante la última década en el arte y la ciencia del cuidado de corales en cautividad. Desgraciadamente, parece que muchos miembros de la comunidad científica no son conscientes de estos avances, lo que ha llevado a algunos desinformados comentarios realizados por varios científicos marinos que han aparecido en varias publicaciones nacionales (ver Derr, M., abril 1992, Aubudon; Stein, J., sept.-oct. De 1993, Rodale’s Scuba Diving). En realidad, mucha gente no sólo mantiene corales vivos en sus acuarios, sino que también los crían y ayudan a propagarlos. Dicho esto, también debo decir que hay muchas personas que se enfrentan a variados problemas. Esto se debe en su mayor parte a la falta de información –o a demasiada información errónea- y la escasez de adecuada formación en este pasatiempo. Los lectores de esta revista y de AFM generalmente tienen mejor información que la mayoría, pero aún hay áreas oscuras, y superarlas requiere mucha paciencia. Si usted no está preparado para el sacrificio y el gasto que debe realizar para tener animales como los corales en cautividad, le recomiendo encarecidamente que no lo haga.
El mantenimiento de corales básicamente consta de tres criterios principales: iluminación, filtración y calidad de agua. Se ha escrito mucho en relación a estos tres aspectos en el pasado, y es posible que los lectores de AFM y Aquarium USA recuerden las ocho series que escribí en 1990, más los dos artículos de 1993. Mucho de lo que escribí es aplicable aún hoy en día, y les recomiendo que busquen los números listados más abajo para tener más detalles sobre las técnicas necesarias.

1.Iluminación:

Primero, el espectro de luz producida no debería contener rojo ni amarillo en demasía. Segundo, debería contener suficiente luz azul. Tercero, no debería sobrecalentar el acuario. Cuarto, no debe emitir luz ultravioleta en grandes cantidades (si es así, el acuario debería tener la suficiente protección ultravioleta). Y quinto, debería ofrecer la intensidad adecuada para la profundidad del acuario y el tipo de animales que tenga.
Cuando trabajemos con lámparas fluorescentes, debemos tener en cuenta que la mayoría cumplen los requisitos que hemos mencionado. De todas formas, hay que tener cuidado con las llamadas “luces para plantas”, dado que emiten demasiado color rojo en su espectro y pueden potenciar el desarrollo de microalgas. Si usa 8 o más lámparas, puede usar una de este tipo para mejorar los colores si lo desea, pero no deberían conformar la mayor parte del sistema de iluminación.
El uso de metal halide luces halógenas metálicas (específicamente HQI, yoduro de cuarzo halógeno) ha aumentado mucho en los últimos años. De nuevo, debemos aplicar los mismos criterios mencionados anteriormente para estas lámparas. Para ayudarnos a garantizar que esto sea así, la temperatura de la lámpara debe ser superior a los 5.000 grados Kelvin y tener un índice de rendición de color (CRI) superior a 90. Estos valores normalmente aparecen en el envoltorio de la lámpara. Cuando se utilizan correctamente, estas lámparas ofrecen buenos resultados, pero tienden a ser más caras que las fluorescentes. Recientemente han aparecido lámparas de 6500ºK HQI en el mercado, y hasta ahora parecen ofrecer mejores resultados incluso sin la utilización de iluminación adicional. Los metal halide tienen tendencia a sobrecalentar el acuario si se emplazan demasiado cerca del agua y/o cuando el acuario está mal ventilado. Cuando utilicemos estas lámparas, deberían situarse al menos a 45 cm. sobre la superficie del agua.

2.Filtración:

Para criar corales, la calidad del agua debe mantenerse relativamente baja en cuanto a sustancias orgánicas e inorgánicas disueltas. Muchos de los corales de acuario de hoy en día provienen de áreas cercanas a la costa y, como tales, son menos susceptibles a una mayor carga de nutrientes en el agua. Por desgracia, con cargas de nutrientes elevadas, pueden surgir otro tipo de problemas que pueden llegar a ser una amenaza para la salud de los corales, como un excesivo crecimiento de algas y depresión del pH. Para mantener el nivel de nutrientes adecuado, se necesita algún sistema de filtración. Estos suelen utilizar principios tanto biológicos como químicos. Muchos de los acuarios actuales se instalan como único filtro biológico con roca viva y un separador de proteínas –skimmer-. Esto recibe la denominación de método “Berlín”, por haber sido defendido por la Asociación Berlinesa de Acuaristas Marinos. El carbón activo también se utiliza como filtro químico, pero algunos aficionados prefieren limitar su uso para simular reducciones crónicas de elementos esenciales presentes en el agua, especialmente yoduro. En este caso, el carbón se añade al agua sólo durante unos días, una vez al mes, para quitar la materia amarillenta que crece en el agua. Aunque los filtros exteriores siguen suponiendo una ayuda, la experiencia nos demuestra que no son necesarios para tener éxito en el cuidado de corales cuando se utilizan los métodos descritos anteriormente.

3. Calidad de agua:

Desde luego, de manera independiente a los sistemas de iluminación y filtración, si no se puede lograr una adecuada calidad del agua, los animales no sobrevivirán. La calidad del agua en un término bastante ambiguo, en el que se concentran diversos factores, algunos de los cuales pueden ser evaluados fácilmente, mientras que otros no. La química del agua es un factor de la calidad de la misma que debe ser mantenida dentro de unos parámetros. En general, son los siguientes: temperatura, pH, alcalinidad, nitrato, calcio y fosfato.

a)Temperatura:

Si no podemos lograr el rango correcto de temperatura, no podremos tener éxito, independientemente de lo que hagamos. La temperatura debería estar entre los 24 y 26ºC para obtener los mejores resultados. Si la temperatura varía unos cuantos grados durante el día, normalmente esto no supone un problema. El problema más común es una temperatura demasiado alta, esto es, 28ºC o más. Hay varias posibles soluciones. Primero, debemos asegurarnos de que la parte superior del acuario tiene la ventilación necesaria, sea elevando la distancia de las fuentes de luz o bien que la pantalla tenga un sistema de ventilación. Esto ayudará al intercambio de gases y a la evaporación. También podemos diseñar nuestro propio refugio -sump- , para que esté abierto y ofrezca una superficie lo suficientemente amplia para que haya evaporación. Podemos mejorar la condición de la evaporación situando un ventilador sobre la superficie del agua. La mejor solución, y la más efectiva, es comprar un refrigerador de acuario diseñado para agua salada. Algo menor caso es comprar un aparato de aire acondicionado para emplazarlo en la habitación del acuario. Esto tiene también beneficios añadidos para el aficionado, ¡lo cual puede que termine por convencer a su esposa para realizar el gasto extra!

b)pH:

El pH del agua del acuario es una medida de la concentración de iones de hidrógenos e hidróxido. Si el ion de hidróxido tiene mayor abundancia en la solución, se dice que la solución es básica. Si se trata de iones de hidrógeno, la solución es ácida. Los valores del pH varían entre 0 a 14. Si el número es menor que 7, la solución es ácida; si es superior, es básica y si es igual a 7 es neutra. El agua salada es una solución básica con un pH de 8.2 a 8.4. En nuestros acuarios, los procesos naturales tienden a rebajar el pH y debemos vigilar esto. Podemos medir de manera sencilla el pH con un kit de pH para agua salada, y debería mantenerse entre 8.0 y 8.5. Un signo de que el pH es demasiado bajo (o alto) es que los corales y moluscos no se abran completamente. Un pH bajo también puede conllevar el crecimiento de algas no deseadas, así como dignoflagellate con demasiado limo. Atrapa burbujas de aire y en invasiones severas puede lograr que su acuario parezca un campo lleno de globos aerostáticos. Elevar el pH hasta 8.3.-8.5 mediante el uso de una solución de hidróxido puede curar este mal, pero si el pH cae por debajo de 8.2, puede reaparecer con rapidez.

c)Alcalinidad:

Se trata de un término que ha ocasionado múltiples confusiones a los aficionados, tanto a los principiantes como a los expertos. Expresado de manera simple, la alcalinidad de una solución es su capacidad de actuar como potenciador del pH ante la disminución del mismo. Cuanto mayor sea la alcalinidad, mayor es su capacidad para prevenir fluctuaciones en el pH. Una vez que la alcalinidad se agota el pH puede disminuir rápidamente. La alcalinidad de un acuario se obtiene mediante varios compuestos iónicos con carga negativa (iones), como carbonatos, bicarbonatos, boratos e hidróxidos, por nombrar unos cuantos. El confuso término “dureza de carbonato” también ha sido usado para describir la alcalinidad, pero esto sólo se refiere a los factores de carbonatos y bicarbonatos de la misma, y no tiene en consideración los demás compuestos. De ahí que la alcalinidad se generalmente un poco mayor que la dureza de carbonato (Spotte, 1979).

A esta confusión se añade el hecho de que se utilizan dos unidades de medida distintas. Hay numerosos kits disponibles, todo ellos de fácil empleo. Algunos tests de alcalinidad usan la unidad métrica de miliequivalentes por litro (meq./l.), mientras otros usan la unidad germánica, dureza (dKH) de grados de carbonato (karbonat en alemán). Para convertir meq./l. a dKH, simplemente hay que multiplicar or 2.8. El agua salada marina tiene una alcalinidad de 2.1 a 2.5 (6-7 dKH). Los valores de alcalinidad en el acuario debería mantenerse entre 2.5 y 3.5 meq./l. (7-10dKH) mediante el uso de pontenciadores comerciales. Estos potenciadotes deberían usarse también para mantener el pH. Hay numerosos productos en polvo disponibles en el mercado que ayudan a mantener tanto la alcalinidad como el pH, y la mayoría de ellos funcionan bien a la hora de elevar la alcalinidad sin causar rápidos cambios en el pH. Hay que tener cuidado con cualquier producto que no cumpla esta condición.

d)Calcio:

El calcio es elemento de construcción fundamental de los corales, bivalvos, algas calcáreas y muchos otros organismos que tal vez queramos criar en nuestros acuarios. Sin el suministro adecuado de calcio, estos organismos no podrán crecer y eventualmente se morirán. Los niveles de calcio se miden en partes por millón (ppm) o miligramos por litro (mg./l.). Los niveles de calcio del agua salada marina varían entre 380 y 480 mg./l., dependiendo de su localización. En nuestros acuarios, el nivel de calcio debería mantenerse entre 380 y 450 mg./l. para garantizar el crecimiento adecuado y la longevidad de nuestros animales.

Cómo obtener estos niveles es objeto de debate y elección personal. Algunos defienden la utilización de cloruro de calcio en polvo, mientras otros se decantan por el hidróxido de calcio. Hay numerosos suplementos cálcicos que en el mercado tienen grandes críticas en cuanto a lo bien que funcionan a largo plazo.

El clorato cálcico es fácil de usar y no afecta directamente al pH del acuario. El peligro de su uso radica que se puede producir una sobredosis que puede elevar rápidamente el nivel de iones de calcio en el acuario. Esto tiene varios efectos: eleva la gravedad específica con rapidez y puede ocasionar un descenso en la alcalinidad y, por consiguiente, en el pH. El clorato cálcico puede se añadido directamente al refugio –sump- en polvo, pero es mejor si se disulve antes en agua dulce y se vierte cuidadosamente en el acuario durante varios días.

El uso de hidróxido cálcico es complicado, tiene un pH elevado que puede llegar a amenazar al acuario dado que puede elevar mucho el pH si se añade rápidamente, además de ser cáustico. Incrementa el calcio lentamente en el acuario y no agota alcalinidad. Generalmente se vende como producto en polvo, se añade al agua dulce 1 cucharadita de te por cada 2 litros (1.5 g/l.). Esta solución, llamada agua de calcio (kalkwasser, en alemán) se agita y se permite que se asiente. El líquido transparente resultante se añade lentamente al acuario como parte del agua. Se hace mejor usando una válvula flotante o bomba dosificadora. Para más detalles sobre las adiciones de calcio, ver Sprung y Delbeek (1990) y Delbeek y Sprung (1994).

e)Nitrato:

El nitrato ha estado implicado a menudo como agente causante en el fracaso de acuarios de arrecife. Sin embargo, que se sepa nunca ha habido evidencias concluyentes para esto. Según lo mencionado anteriormente, los niveles del nitrato de 40 PPM se han medido en acuarios con crecimientos de corales duros. Seguramente diría que mantener un nivel bajo de nitrato sigue siendo deseable, pero uno no debe llegar a obsesionarse. Sin embargo, donde podría el nitrato sin embargo plantear un problema, es en el crecimiento indeseable de algas.

f)Fosfato:

Los fosfatos pueden causar problemas en los acuarios marinos, especialmente acuarios de arrecife si se permite que lleguen a niveles sobre 0.2 PPM. Los niveles altos de fosfato aprovisionarán de combustible al crecimiento de algas no deseadas e interferirán con los procesos de la calcificación de corales y de algas coralinas. Los fosfatos están presentes en muchas formas en el acuario, y no pueden ser medidos fácilmente. El truco real para mantener niveles bajos de fosfato es reducir al mínimo su entrada y maximizar su eliminación.

Su reducción de entrada al mínimo se relaciona directamente con la calidad del agua dulce que está utilizando para la evaporación. Esta agua debe estar tan libre de fosfato y de nitrato como sea posible. Si está utilizando esta agua para hacer agua de calcio (kalkwasser) entonces el pH alto de esta solución dará lugar a la precipitación rápida de cualquier fosfato restante, bajo la forma de fosfato de calcio. También tenga cuidado de añadir o mezclar cualquier sal que pueda contener niveles inaceptables de fosfato. Evite usar cualquier suplemento líquido de alimento que pueda contener fosfato y compruebe el carbón activo para cerciorarse de que no expulsa fosfato (lea a Delbeek y J.Sprung, 1994).

Para maximizar la eliminación de fosfato la utilización de un separador de proteinas (skimmer) adecuado es escencial. También se debe limpiar (cada 2-3 días) o sustituir frecuentemente el prefiltro. En acuarios con un flujo pobre de agua, retirar regularmente el detritus del fondo y entre las rocas, debe ser parte de su rutina mensual.

g)Elementos traza:

El asunto de elementos traza ha llegado a ser muy popular otra vez en los últimos años. En general, muy poco se sabe sobre qué elementos requieren los corales para crecer y sobrevivir. En este punto es seguro decir que el estroncio es un elemento muy importante en el crecimiento de muchos organismos calcáreos. Los suplementos de estroncio se pueden comprar ahora en casi cualquier tienda de acuarios de arrecife. El yoduro parece ser otro elemento traza importante para los corales, las almejas y los crustáceos. Una vez más el yoduro de potasio y otras fuentes de yoduro son fáciles de encontrar. A la hora de este artículo, no hay evidencia substancial para la importancia de otros elementos.
Esto no quiere decir que en el futuro no salga a luz la importancia de otros, pero por ahora, estos dos son los únicos que puedo decir definitivamente en mi experiencia, que son necesarios para un crecimiento óptimo.

Lecturas sugeridas

Alderslade, P.N., Lovell, E.R. and C.C. Wallace. 1984. Corals. In:
Reader’s Digest Book of the Great Barrier Reef. Mead and
Beckett Publ., Sydney, Australia.

Barnes, R.D. 1974. Invertebrate Zoology. W.B. Saunders Co.,
Toronto.

Delbeek, J.C. 1989. Reef Aquariums Part 1: An Introduction. Aquarium
Fish Magazine 2(2):24-33.

————- 1990a. Reef Aquariums Part 2: Filtration . Aquarium Fish
Magazine 2(3):28-37.

————- 1990b. Reef Aquariums Part 3: Chemical Filtration.
Aquarium Fish Magazine 2(4):16-28.

————- 1990c. Reef Aquariums Part 4: Lighting . Aquarium Fish
Magazine 2(5):26-37.

————- 1990d. Reef Aquariums Part 5: Nutrition . Aquarium Fish
Magazine 2(6):26-35.

————- 1990e. Reef Aquariums Part 6: Coral Aggression. Aquarium
Fish Magazine 2(7):26-32.

————- 1990f. Reef Aquariums Part 7: Examples of the best.
Aquarium Fish Magazine 2(8):20-31.

————- 1990g. Reef Aquariums Part 8: More Representative Reef
Systems. Aquarium Fish Magazine 2(9):20-31.

————- 1993a Your first reef aquarium: Stocking for succcess.
Aquarium Fish Magazine 5(9):18-31.

————- 1993b. Your first reef aquarium: How to create a
miniature coral reef system at home. Aquarium USA 1994: 18-32, 114-
122.
————- and J. Sprung. 1994. Reef Aquarium: A Comprehensive
Guide to the Care and Maintenance of Tropical Marine Invertebrates.
Stony Corals and Tridacnid Clams. Ricordea Publishing, Coconut
Grove, FL, USA, 33133. 544 pgs.

Faulkner, D.J. 1992. Biomedical uses for natural marine chemicals.
Oceanus 35:29-35.

Fautin, D.G. and G.R. Allen. 1992. Field Guide to Anemonefishes
and their Host Sea Anemones. Western Australia Museum, Francis St.,
Perth, WA 6000.

Hyman, L.H. 1940. The Invertebrates: Protozoa through
Ctenophora. McGraw-Hill Book Co. Inc., New York, London, 726 pp.

Kaplan, E.H. 1982. A Field Guide to Coral Reefs of the Caribbean
and Florida. Houghton Mifflin Co., Boston, 289.

Veron, J.E.N. 1986. Corals of Australia and the Indo-Pacific.
Angus and Robertson, Publ., North Ryde, Australia, 644 pp.

Vine, P. 1986. Red Sea Invertebrates. IMMEL Publishing, London,
England, 224 pp.

Wilkens, P. 1973. The Saltwater Aquarium for Tropical Marine
Invertebrates. Uppertal Elberfeld, 216 pp.

———- 1975. An experimental marine aquarium. Mar. Aquarist 6(5):
49 – 55.

———- 1976. More flower animals. Mar. Aquarist 7(10):31-44.

———- 1990. Invertebrates: Stone and False Corals, Colonial
Anemones. Engelbert Pfriem Verlag, Wuppertal, Germany, 136 pp.

———– and J. Birkholz. 1986. Invertebrates – Tube-, Soft-
and Branching Corals. Engelbert Pfriem Verlag, Wuppertal, Germany,
134 pp.

Williams,G.C. 1993. Coral Reef Octocorals: An Illustrated Guide
to the Soft Corals, Sea Fans, and Sea Pens inhabiting the Corals Reefs
of Northern Natal. Durban Natural Science Museum, 63 pp.

Wood, E.M. 1983. Reef Corals of the World: Biology and Field
Guide. T.F.H. Publications, Inc., Ltd., Neptune, NJ, U.S.A. 256 pp.

SideBar

Corales blandos Nombre común coral blando
———————— ————————-
Anthelia — Coral cerebro
Capnella— Arbol de Kenia
Cladiella— Coral cuero
Clavularia— Waving Hand Coral
Cornularia— Pólipo Estrella
Dendronephthya— Tree Coral
Heliopora— Coral Azul
Lemnalia— Coral árbol
Litophyton— Coral árbol
Lobophytum— Leather Coral, Devil’s Finger
Nephthea— Tree Coral
Sarcophyton — Leather Coral
Sinularia — Finger Leather
Tubipora — Pipe Organ Coral
Xenia — Pulsating Polyps

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: