LOS MUSGOS

Los musgos y hepáticas (Briophyta) son considerados por los biólogos como los más sencillos, en la evolución de las plantas como el paso progresivo de un medio totalmente acuático a un medio terrestre, los que ocupan el escalón evolutivo más básico entre los vegetales que han colonizado la tierra.


Las plantas con flores, también llamadas plantas con semillas (Angiospermas), han llegado a ser los vegetales más evolucionados, los que se han adaptado de una forma más completa al medio terrestre.
Estas plantas han llegado a un grado de adaptación tanto alto, que son capaces de ocupar el nicho acuático.
Entre los dos ambientes estrictos, acuático y terreste, hay otros grupos de plantas que muestran distintos grados de especialización en el intento de llevar una vida terrestre, en una secuencia ascensional, encontraríamos esta situación a los helechos (Pteridophyta) a las coníferas (Gymnos-perma).
A meundo confundidos con verdaderas plantas aunque en realidad no tienen nada que ver con ellas, están los líquenes. Estas formaciones incrustantes son asociaciones simbióticas entre algas y hongos. Sólo bajo condiciones de laboratorio es posible relacionar unas pocas especies de algas y hongos de los miles que se encuentran en la naturaleza para obtener líquenes que puedan vivir en un medio artificial. Aunque cada tipo de liquin es actualmente considerado como un organismo combinado más que como un único individuo, son considerados como especies beneficiosas y clasificados como tales. Verdaderamente, todos los líquenes están agrupados por algunos taxónomos evolucionistas en un reino aparte, Mycophycophyta.
Para colocarnos en una buena perspectiva, es necesario detallar que todos los organismos vivos están repartidos en cinco reinos: Animal (Animal Vegetal (Plantae), Líquenes (Mycophycothyca), Hongos (Fungi) y el reino que contiene a las algas verde-azuladas (causantes de quebraderos de cabeza a los acuariófilos) y las bacterias. La definición exacta de cada reino es todavía objeto de discusión entre los científicos, pero el reconocimiento general de la existencia de cinco reinos no se discute.
Hay dos grupos distintos de Briófitos: las hepáticas y los musgos. Las hepáticas son plantas postradas con una disposición irregular y de bastante embergadura que se asientan en el sustrato o bien sobre otras plantas. La mayor parte de los musgos son plantas erguidas, con brotes radicalmente simétricos y con un solo tipo de hojas.
El nexo de unión entre estos dos grupos de plantas sencillas, es la carencia de raíces y de cutícula, además de que en muy pocas ocasiones presentan sistema vascular (sólo unos pocos musgos lo presentan, pero muy rudimentario). Esto significa que no pueden aboserver agua de la tierra (función que normalmente es llevada a cabo por las raíces), ni distribuirla por toda la planta (función que realiza el sistema vascular) y debido a la falta de una cutícula capaz de retener el agua, pueden llegar a secarse y morir fácilmente.
Por este motivo los musgos siempre deben vivir en medios húmedos o totalmente inundados. Los que viven en tierra nunca crecen demasiado, debido a que el transporte de agua en el interior de una Briofito es un proceso lento, ya que las moléculas de agua difunden muy despacio de célula a célula. Es importante además que crezcan muy cerca del sustrato, ya que todas las partes de la planta deben ser capaces de tomar agua de la tierra.
Todos los Briófitos pueden reproducirse sexualmente, aunque algunos sólo lo hacen en raras ocasiones utilizando otros sistemas de propagación cuando las condiciones que se presentan son ideales. Un hecho importante del ciclo de vida de estos vegetales es la alternancia de dos generaciones multicelulares.
Las plantas que nos son familiares (lo que nosotros conocemos como musgos ó hepáticas) se corresponden con los gametofitos.
Conforme los gametofitos crecen los gametos femeninos y masculinos son producidos indistintamente en la misma o en distintas plantas. Los gametos masculinos fertilizan a los femeninos y dan lugar a la nueva generación, el esporofito, una planta que crece sin ramas fuera del gametofito. Este queda encargado de aprovisionarla de alimento. El esporofito eventualmente produce esporas que son dispersadas por ingeniosos mecanismos. LLegado este punto las esporas germinan y dan lugar a una nueva generación de gametofitos. Este procedimiento básico se observa en todos los gametofitos, aunque puede variar de una especie a otra. Se han sugerido dos orígenes, posiblemente interrelacionados, para el nombre común de hepáticas. Uno se refiere al diseño irregularmente redondeado del tallo en algunas de ellas, que puede tener ciertas reminiscencias con la forma de los lóbulos del hígado. El otro se basa en que fueron usadas en otros tiempos como tratamiento para algunas enfermedades de hígado. Sim embargo, el nombre común de hepáticas ha sido impreso regularmente desde al menos 1578. El nombre científico viene de la latinización de la palabra que designa al hígado.
Hay dos grupos de hepáticas:las hepáticas foliosas en las que hay una clara diferenciación entre el tallo y dos hileras opuestas de hojas prominentes, con cada hoja superpuesta a su vecina como las tablillas de una persiana veneciana, y la hepática talosa, fácilmente reconocible por su diseño “hepático”. La “Hepática de Primavera” (Marchantia polymorpha) es como su nombre indica, una especie altamente adaptable a distintos hábitats, encontrándose tanto en lugares húmedos como en hábitats inundados y presentando distinta morfologia externa dependiendo del lugar donde se encuentre. Los órganos masculinos y femeninos son las estructuras más curiosas. Estas últimas están situadas en cuerpos parecidos al esqueleto de un paraguas que sobresalen aproximadamente una pulgada sobre el gametofito. Los órganos sexuales masculinos son cuerpos discoidales que pueden estar situados en un corto pedúnculo. El órgano masculino que crece hacia fuera se llama anteridio y el femenino arquegonio. Los gametos masculinos, que poseen dos colas, son liberados cuando hay suficiente humedad ambiental para que se abra una hendidura al final del anteridio y les pemita nadas hasta la base del arquegonio en el cual se introducen y continúan su marcha hacia arriba hasta llegar a fertilizar a los gametos femeninos. Los gametos masculinos son atraídos hacia el arquegonio por una excreción química del órgano femenino. Los óvulos fertilizados crecen dentro del esporofito como en los musgos, de modo que las esporas se dispersan cuando están maduras. Normalmente, pasa un año hasta que las esporas están listas para su distribuciòn. cuando llega la época, la humedad hace que la cápsula de esporas se abra y, en algunos casos, las esporas son dispersadas por el viento. Algunas otras especies tienen un mecanismo de dispersión más elaborado. Las hileras de células que hay en la cápsula, forman una espiral engrosada y cuando el aire está suficientemente húmedo y las esporas están maduras, esas estructuras llamadas resortes actúan como muelles y las impulsan lejos de la planta madre. Mecanismos de propagación similares también están presentes en los musgos.
Aunque ningún briofito tiene raíces, algunas hepáticas tienen estructuras parecidas en la porción del tallo. Estas estructuras son pequeñas cadenas de células llamadas rizoides, y su función es la de mantener fija la planta al sustrato. los rizoides no están especializados para la absorción de agua, aunque algunas moléculas de agua e iones en disolución pueden ser lentamente absorvidos por difusión.
Hay más especies de musgos que de hepáticas. Los musgos que son estrictamente terrestres son pequeños, pero algunas de las especies acuáticas pueden formar hebras de cera de 1 m. de longitud, en áreas con poca iluminación tienen ventaja sobre sus competidores, por ejemplo Cratoneurum commutatum, que requiere un sustrato calizo, siendo capaz de almacenar Carbonato cálcico entre sus hojas. La vida sexual de los musgos es parecida a la de las hepáticas.
El método de dehiscencia (apertura de la cápsula y dispersión de las esporas) es como en las hepáticas un proceso complejo, obviamente los musgos acuáticos usan las corrientes de agua para dispersar sus esporas.
Aunque todos los Briófitos necesitan reproducirse sexualmente para la mejor genética de la especie, pueden también bajo ciertas condiciones reproducirse vegetativamente. La ventaja de esta técnica es que permite una rápida expansión por todo el territorio. La mayoría de los Briófitos pueden incrementar su número por simple fragmentación del gametofito madre. En ese caso, las porciones que se rompen crecen como plantas hijas adyacentes a los padres. Para incrementar el rango de dispersión vegetativa, algunos tienen un método mejor. Pequeños paquetes de células indiferenciadas conocidas como yemas, se desarrollan en zonas expuestas de la planta, desde donse se separan. Las yemas son extremadamente ligeras y pueden ser transportadas una cierta distancia por corrientes de aires. En el caso de que aterricen en un sustrato adecuado, se transforman en un nuevo gametofito.
La importancia ecológica y económica de los musgos es mayor de lo que se piensa. Las distintas especies de Sphagnum, por ejemplo, forman la turba combustible. El Sphagnum, crece en lagos fríos y pantanos, donde forma masas flotantes, Estas masas aumentan de tamaño y grosor cada año, de modo que generación tras generación pueden llegar a ocupar toda la superficie. Las plantas de generaciones anteriores y las porciones más bajas de las plantas todavía vivas se descomponen lentamente en el agua ácida formando la turba. Con el tiempo, las masas de Sphagnum pueden bloquear la circulación de agua totalmente, transformando el lago en una turbera. Eventualmente, lo que una vez fue una masa de agua abierta, llegará a ser un profundo depósito de turba. En términos geológicos, este es el primer estadio en la formación del carbón. En algunas partes del Norte de Europa la turba es extraída, secada, y usada como combustible. Es especialmente importante en Irlanda (como combustible), y en Escocia, donde su humo es esencial para proporcionar el olor característico al whisky. El Sphagnum secado, antes de que haya alcanzado el estado de turba puede absober y retener gran cantidad de agua y es usado extensivamente para mantener húmedas las raíces de plantas de hogar y jardín. Debido a que el Sphagnun no contiene toxinas poderosas y se ha degradado en un medio ácido estéril, puede y ha sido usado como comprensas para vendajes de emergencia, especialmente en tiempos de guerra. La presencia de turberas empapadas pero firmes permite que las masas de Sphagnum sean colonizadas por plantas más grandes, como juncos, hierbas, arbustos y eventualmente árboles, hasta que al final las tierras secas reemplazan el lago.
Otros musgos, son pioneros en zonas de roca desnuda, en áreas alpinas ó árticas.
Las pequeñas cantidades de sustrato en las grietas de las rocas son suficientes para que crezcan los musgos. Los rizoides segregan una sustancia química que gradualmente va erosionando la roca. al morir los musgos, sus restos ayudan a formar un sustrato que puede ser colonizado por plantas superiores. De hecho una máxima referida a los musgos y el lugar que ocupan en el mundo podría ser: “Pequeños pero esenciales”.
En un breve comentario sobre las “turbeiras” en Galicia, quiero resaltar la diversidad e interés de la flora, marcada por su componente briofítico.
En una área de dimensiones reducidas como es la Serra do Xistral, se identificaron 13 especies de Sphagnum.
Entre estes cabe destacar la presencia de Sphagnum pyllaessi, especie incluída en el anexo II de la Directiva 92/43/CEE.
Otras especies de gran singularidad biogeográfica, incluídas en las turberas gallegas, corresponden a Splachnum ampullaceum Hedw, que está distribuída de forma puntual por las regiones boreales y templadas de Europa, pero su distribución en la península Ibérica se reduce a los humedales de la Serra do Xistral; así como la hepática Barbilophozia binsteadii (Kraal.).
Las plantas con flor son igualmente abundantes, incluyendo tanto arbustos (Erica tetralix, Erica mackaiana, Erica ciliaris, Calluna vulgaris, Salix repens, Betula alba, Salix atrocinerea), hemicriptófitos (Rhinchospora alba, R. fusca, Schoenus nigricans, Eleocharis quinqueflora, Scirpus caespitosus, Juncus subnodulosus, Viola palustris), plantas vivaces (Pinguicola grandiflora, Carex durieui, Urticularia vulgaris, Drosera rotundifolia, Rhinanthus minor, Narthecium ossifragum, Arnica montana, Serratula tinctoria, Nardus stricta, Cladium mariscus) y geófitos (Eriophorum angustifolium, Narcissus bulbocodium, Narcisus asturiensis, Dactylorhiza maculata, Spirantes aestivalis).
En el apartado de la fauna los habitantes más característicos de las “turbeiras” es la rana parda Rana temporaria, Chioglossa lusitanica, reseñada en la Directiva 92/43/CEE, Anguis fragilis, Coronella austriaca, Lacerta schreiberi, Vipera seoanei, Lacerta vivipara, lagarto muy raro que está considerado una reliquia de los períodos glaciares.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: